Buscar en Pintagoras

El trastorno de la angustia

El trastorno de angustia se ubica dentro del trastorno de ansiedad. Las personas que lo padecen suelen atravesar crisis llamadas ataque de pánico, sienten miedo sin fundamento, los síntomas son psíquicos y físicos con lo cual necesitan un tratamiento médico psicológico.

De pronto surge un sentimiento de miedo intenso que las paraliza. El miedo surge en lugares atípicos para que suceda e inclusive la intensidad de ese miedo no se condice con el lugar, ya que por lo general es un medio conocido.

Se siente paralizado mientas surgen palpitaciones, taquicardia, dolor en la zona del pecho, sudoración, mareos, problemas para respirar, temblor, hormigueos, dolor de estómago como síntomas físicos, pero también a nivel psíquico surgen síntomas raros como la despersonalización, no encantarse en la realidad, miedo a la locura, a perder el control de la situación y a morir.

Estos síntomas surgen de repente y alcanzan a los diez minutos con su máxima intensidad.

Pueden suceder crisis de angustias que no corresponden a un trastorno de angustia ya que en este último el individuo no espera esa situación, por lo general es acompañado por la agorafobia, el miedo a ciertos sitios públicos donde esa persona piensa que nadie podrá ayudar o no podrá escapar si desemboca en una crisis de angustia e inclusive también pueden sentir miedo a permanecer solo en cualquier lugar.

Por lo tanto deja de tener una vida activa porque no puede usar el transporte público. De a poco al padecer este trastorno se va perdiendo la vida social hasta que solo permanece seguro en su hogar. Asimismo se puede producir una discapacidad al ir restringiendo salidas.

De acuerdo a estudios se indica que el trastorno de angustia aparece dentro de los treinta años de la vida de una persona, es decir en la tercera década y a su vez los mismos estudios indican que son las mujeres quienes se ven más afectadas por este trastorno en comparación con los hombres, quienes también la sufren pero en un menor porcentaje.

Si bien no se conoce con exactitud la causa, se cree que es más factible cuando existen familiares de primer grado con este mismo trastorno. En consecuencia cuando existe una predisposición familiar. También se consideran como desencadenantes la muerte de un ser querido o la separación de éste o un estado de estrés que influyó en su inicio.

Se aplica un tratamiento médico junto con una psicoterapia, medicamentos para la depresión y una psicoterapia cognitivo conductual con el objetivo de que pueda conocer la enfermedad, los síntomas y el tratamiento. El paciente registrará las crisis en conjunto con las situaciones que las provocan. Asimismo se le enseña técnicas de respiración para controlarla cuando surgen las crisis, también se le induce a replantear sus pensamientos a fin de no magnificar los síntomas físicos y se lo expondrá progresivamente a esas situaciones que le provocan el miedo.

Debido a que existe una mayor probabilidad de que desarrolle un estado depresivo es importante que conozca cómo salir de una depresión, ya que con una depresión se complicará el trastorno de angustia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario